INICIO
micro radial
micro radial
libertad!

Suscripciones:

Lista de correo

mail

Para suscribirte haz clic <AQUí>

Recibirás las publicaciones de la UADH en tu correo

 

Contador:

Visitantes: 906162
BARRIO AZCUÉNAGA: PREMEDITACIÓN, ALEVOSÍA, Y PARAPOLICIALES.
sábado, 29 de marzo de 2014
   

SE REPITEN LOS HECHOS MIENTRAS LOS FUNCIONARIOS SIGUEN HECHANDO LEÑA
A LA HOGUERA ENCENDIDA POR LOS FACHOS.

No habían pasado 24 horas de la muerte de David Godoy cuando idéntico hecho se produce a unas cuadras de donde fue masacrade aquel pibe.
No obstante la ilicitud criminal de los sucesos, ningún medio considera al linchamiento un crimen e informa de esta manera:

 

15:00 | jueves, 27 de marzo de 2014 | Rosario3.com

img1

Echesortu: otro caso de vecinos que descargan su furia contra un ladrón

Fue en Lavalle y Rioja. Dos muchachos en moto asaltaron a una mujer y en su huida chocaron con un taxi. Uno escapó, pero el otro quedó a merced de la furia de varias personas que vieron el hecho. La policía evitó un desenlace fatal.

Un nuevo caso de linchamiento de un supuesto ladrón ocurrió este jueves al mediodía en la zona de Echesortu, a apenas 15 cuadras de donde golpearon hasta provocarle la muerte a un joven de 18 años al que acusaron de asaltar a una muchacha que estaba con su hijita en brazos.Fue en Lavalle y Rioja donde los vecinos rodearon a un muchacho que, según dijeron, con un cómplice le había robado la cartera a una mujer, a la que tiraron al piso.

De acuerdo al relato de testigos, el dúo vio interrumpida su huida cuando la moto en la que iban chocó con un taxi que justo pasaba por el lugar. Uno volvió a subirse al rodado, exhibió un arma como amenaza, y escapó. Al otro lo golpearon con fiereza, pero la policía pudo frenar lo que pintaba para convertirse en un caso similar al de barrio Azcuénaga. 

Un joven empleado que regresaba de su trabajo observó la escena del robo y alertó a otros transeúntes. “Decidí dar la vuelta a la manzana para ver si la señora que habían asaltado necesitaba ayuda, y al llegar de nuevo a la esquina de Lavalle y Rioja veo que los delincuentes habían chocado contra un taxi”, relató César a Rosario3.com.

“Los vecinos que ya se habían acercado al lugar me dijeron que uno de los delincuentes se levantó del piso y estaba armado”, continuó el testigo del hecho. Y agregó que “ese muchacho se subió a la moto y se fue”, dejando a su compañero tirado en el piso, algo “atontado por el impacto contra el taxi”. 

César describió que “entre 20 y 25 vecinos” comenzaron a golpear al joven que había quedado sobre el asfalto. “Un muchacho que venía de trabajar tenía puestos unos borceguíes muy pesados y le dio varias patadas en la cara”, contó. Y añadió que “si no llegaba la policía, lo mataban”. 

Según el joven que presenció toda la escena, “la policía tardó más o menos 20 minutos en llegar al lugar”. Y se quejó porque “al muchacho lo trataron como a cualquier persona, ni siquiera lo esposaron”. 

César señaló que unos jóvenes propietarios de un minimarket de la zona se acercaron al patrullero cuando éste estaba por llevarse al agredido y “lo reconocieron como uno de los delincuentes que había robado en su negocio a la mañana”.

 

La palabra linchamiento no tiene para el periodismo connotaciones delictivas y por supuesto, apoyados en poderosas empresas de deformación de opinión, trasmiten que estos homicidios y tentativas de homicidio, deben naturalizarse como una conducta valiosa.
Esto es la absoluta verdad: casi en soledad, aparece un funcionario llamando a las cosas por su nombre en los mismos medios que usan eufemismos, y calificó al asesinato de David Moreyra como un homicidio, es el Secretario de Seguridad Pública de la Provincia,

Matías Drivet, quién con presición definió:

“Lo que tengo para decir es tan elemental que no sé si merece ser dicho. No hay absolutamente nada que pueda justificar este homicidio. Es la aplicación de una ejecución sumaria, por fuera de la actuación estatal, en un país que ha abolido la pena de muerte hace 200 años.”

 

Es tan grave que ni los Fiscales de la Fiscalía (Instigadora) de Homicidios, mencionan públicamente la palabra prohibida: homicidio.

Y no exageramos. Otros de los pocos funcionarios del Estado que llama a los hechos por su nombre, el Diputado Provincial Eduardo Toniolli, dice: "Es un homicidio como cualquier otro, hay que decirlo así: una turba que linchó a una persona.". A continuación, seguramente impresionado por la actitud de la Fiscalía (Instigadora) de Homicidios,  les reclama:    “...  el fiscal del caso tiene que investigar esto como un homicidio e ir hasta las últimas consecuencias”.
Más tarde, se conoce el pronunciamiento del Ministro de Justicia y Derechos Humanos provinical, Juan Lewis, el que repitió que "La gente que participó en esa turba linchadora lo que hizo fue participar de un homicidio"..."No hay ninguna emoción, ninguna explicación, para una cuestión como esta".
http://www.lacapital.com.ar/policiales/Lewis-aseguro-que-la-gente-que-participo-en-esa-turba-linchadora-cometio-un-homicidio-20140328-0057.html

Y la cuestión no es menor: el conjunto de los políticos patronales ha reaccionado con un mutismo feroz, desconsiderado, repugnante, ante un asesinato como el ocurrido.
Algunos hablaron -además de los nombrados- pero como Giuliano, que inmediatamente salió a anotarse un poroto en la política con que "Ya se han encendido todas las luces de alarma como para que las autoridades reaccionen" y sin embargo, él, uno de los tantos parásitos parlamentarios que pululan en el sistema, es decir, una de las autoridades a las cuales intima, ni siquiera se toma el trabajo de decir qué hacer.
Pero lo que lo muestra cómplice y sembrador de la normalidad linchera, es que califica la masacre del pibe como: situación desgraciada …, estas situaciones..., Lo que pasó..., estas situaciones..., justicia por mano propia, el ojo por ojo, diente por diente..., y ni por un momento este facho reutemista/macrista se le ocurre llamar al crimen como crimen.
Y no es un simple detalle: el tipo es quién preside la Comisión de Seguridad del Concejo Municipal.
Obviamente que asesinar negritos motociclistas no entra en tipo penal alguno para él. Y por supuesto que esto tiene su explicación no sólo en su fuero íntimo de facho declarado desde épocas remotas, sino también en la complicidad electoralera reaccionaria. Después de todo su leader es uno de Los Inundadores, el de la masacre de Diciembre de 2001, largamente expuesto por la militancia popular.

img2

img3

 

BARRIO AZCUÉNAGA: PREMEDITACIÓN, ALEVOSÍA, Y PARAPOLICIALES.

El asesinato de David Moreyra estuvo largamente premeditado en el barrio Azcuénaga, lugar en el que todos sabían que esto pasaría por sus manos en algún momento, dependiendo la participación directa en una masacre de circunstancias de tiempo y lugar, es decir, dónde y en qué momento se diera la oportunidad, o sea, estar y tener a mano o no a una presa.
A su vez, todo la preparación estuvo exaltada por la prensa rosarina como una serie de brillantes ideas ante la ausencia del Estado o este tipo de fórmulas con que hoy en día se pretende dar cobertura moral y política a los crímenes cometidos por gente decente, harta de la inseguridad, etc.

La siguiente nota, que expone cómo se premeditó la alevosa masacre de David Moreyra no está escrita por nosotros. Ni una sola palabra es nuestra. Es una simple compilación de extractos de un par de medios locales. Todo lo que hicimos es destacar en negrita algunos textos que consideramos importante tener en cuenta.

 

Lacapital.com.ar
En lo que va del año asesinaron a 7 jóvenes en el desenlace de robos. Sin embargo, estos casos tienen particularidades que los distinguen entre sí. Por ejemplo, en dos de ellos las víctimas de los asaltos fueron policías a quienes intentaron robarles sus motos y reaccionaron ante una amenaza armada. Fue el caso de Mario Andrés García, que el 30 de diciembre del año pasado se tiroteó con el agente Martín Quiroga para robarle su moto en Costa Alta. Ambos murieron al comenzar este año. También la muerte de Abel Rodríguez, el pasado 23 de enero en barrio Rucci, es investigada como un caso en el que un policía mató al ladrón que lo asaltó.

Distinta es la situación cuando las víctimas que devienen homicidas son civiles. El único caso esclarecido en este sentido es el de Oscar Muñoz, asesinado por una mujer de 77 años a quien le entró a robar la madrugada del pasado 17 de febrero en su casa de barrio Tablada. Doña Irma resultó sobreseída rápidamente en un juicio realizado bajo las normas del nuevo sistema penal al considerarse que actuó en legítima defensa y tuvo que dejar su casa y su barrio.
Anónimos. En otros casos, por el contrario, permanecen las dudas. Como el ocurrido el 29 de enero cuando Marcos Agustín Vallejos, de 21 años, fue asesinado en Gaboto y Felipe Moré ante la vista de varios vecinos que coincidieron en dos cosas: el joven era conocido como ladrón en el barrio y sus homicidas estaban vinculados con un búnker de drogas que el muchacho acababa de asaltar.
Al día siguiente, Facundo Paré recibió un escopetazo luego de robar ropa y una cortadora de fiambre de una rotisería de Esmeralda al 3900. El joven de 18 años cayó en la calle y aún no se sabe quién le disparó. Otro caso en las sombras ocurrió el pasado 19 de febrero en bulevar Avellaneda y Santa Fe cuando Darío Antonio Villegas le sustrajo la moto a un hombre que, acto seguido, extrajo un arma de fuego, le disparó seis balazos, volvió a subirse a su moto y nunca más se supo de él.
Por su parte, el caso de David Moreira es el primero en el que la víctima de un homicidio es un ladrón golpeado por más de una persona. Sin embargo, no es el primer caso en el que los vecinos arremeten contra un asaltante en represalia por un atraco.
Al respecto se recuerda otro hecho similar ocurrido una semana antes, en una estación de servicios ubicada a unas cuadras de donde asesinaron a Moreira. Sin embargo, en ese caso los denunciantes fueron dos jóvenes atacados por seis hombres que los persiguieron a los tiros, al parecer por haberlos confundido con ladrones, y luego los golpearon hasta que uno de ellos quedó al borde del desmayo.
Para los vecinos del barrio Azcuénaga, donde el sábado golpearon hasta morir a David Moreira, la inseguridad en la zona es un problema que va más allá de los arrebatos cotidianos. Al punto que desde hace unos meses funciona un "grupo de seguridad comunitaria" que les cobra a los vecinos por una protección que varios de ellos consideran "necesaria y adecuada".
Patrulla. Los dichos de la vecina dan a entender que la falta de respuestas del Estado ante la inseguridad que se vive en el barrio Azcuénaga es una preocupación de vieja data, como también las acciones comunitarias que buscan soluciones. En noviembre del año pasado, por ejemplo, Canal 5 y la edición online de este diario dieron a conocer la formación de una suerte de “patrulla comunitaria” formada por jóvenes del barrio para cuidar a los vecinos en las horas más complicadas.
“Estamos todas las noches desde las 20 hasta las 3 de la mañana. Lo que hacemos nosotros es acompañar a la gente, cuando se bajan del colectivo los esperamos en la parada y los acompañamos hasta la casa. También cuando cierran un negocio o cuando esperan en la cochera para guardar el auto. Hacemos presencia, en alerta, con las luces prendidas, con el teléfono en la mano para llamar al Comando si hace falta”, contaba entonces uno de ellos al cronista mientras varias vecinas refrendaban la iniciativa por la cual pagaban unos 20 pesos semanales para solventar los gastos.
“Me voy a las 5 de la mañana a tomar el 120 y los chicos están atentos para acompañarnos, después vuelven a su trabajo. Mi nuera vuelve a las 11 de la noche de la facultad, los llama a los chicos, ellos los vienen a buscarla y la acompañan hasta la casa. Estamos más tranquilos”, decía una señora que coincidía con otras en que el barrio estaba “de terror” y la acción de estos chicos les llevaba tranquilidad a su cotidianeidad.

Un grupo de muchachos de barrio Azcuénaga, en la zona noroeste, conformó una “patrulla comunitaria” para combatir la inseguridad. Tienen garitas, motos y un auto; cobran “una colaboración” por semana y los vecinos los reconocen. Están fuera de cualquier regulación, pero buscan “apoyo político” para “encuadrar” su trabajo, según contaron.
Milton, uno de los cuatro integrantes del grupo, le explicó a Rosario3.com que empezaron “acompañando a la gente cuando se bajaba del colectivo, guardaba el auto o cerraba el negocio”. En medio del lanzamiento de la Policía Comunitaria, ellos aseguran que “hacen lo mismo que nosotros hacemos desde hace un tiempo”.
Al no tener trabajo, empezaron a cobrar. Hoy les “colaboran” con unos 30 pesos por semana. Están entre las 23 y las 6 de la mañana de Mendoza a Pellegrini y de Teniente Agneta a Solís. “Nos pagan como pueden”, dice Milton.
Con el dinero recaudado hicieron garitas, compraron balizas azules para el auto y las motos, y le ponen nafta a los vehículos. “Y llevamos una moneda a casa también, nos sirvió como un trabajito”, señala Milton.

Al grupo, una especie de autodefensa, lo conforman chicos de 21, 25 y 31 años y uno ya no tan “pibe” que tiene 48. “Al haber desempleo empezamos a buscar la forma de conseguir dinero y una de las posibilidades que vimos fue la de dar seguridad y tranquilidad a la gente”, cuenta.
Ellos aseguran que “hay confianza con los vecinos”, que los llaman por teléfono para avisarles que están llegando o saliendo. “Es una cuestión de prevención”, aseguran. Detrás hay historias de peleas a golpes de puño, corridas y hasta detenciones junto a la policía.
¿Armas? “Te digo la verdad. Como está el tema tenés que andar con algo”, respondió Milton, aunque asegura que lo primero que hacen ante un problema “es llamar a la policía o tratar de dialogar”.

Rosario3.com
Hace pocas semanas fueron al Concejo Municipal a contar su experiencia. “Queremos encuadranos, blanquearnos”, repite Milton. “Somos pibes y estamos saliendo adelante y poniendo el pecho”, cerró.

img4

El radio que abarca la patrulla que conformaron los muchachos de barrio Azcuénaga.

 

Si los integrantes de una patota del barrio cobra protección, hace uso de distintivos como balizas azules en sus vehículos (prohibidas por ley, que reserva las mismas a fuerzas de seguridad), colabora con la policía en golpizas y detenciones, andan armados, y gozan de recepción a sus demandas de blanqueo (o sea, salir de la ilegalidad evidente) en el mismísimo Concejo Deliberante, qué otra cosa pueden ser que parapoliciales. Y no hubo un solo signo de rechazo oficial.
Sobretodo si, como queda claro, cuentan con oídos atentos y apañamiento en el Estado Municipal (Concejo Deliberante hasta ahora) y Provincial (a través  agentes policiales intervinientes en diversos hechos y sus Jefes) y además, notas evidentemente laudatorias y hasta propositivas de la prensa patronal.
Pero como titulamos, la existencia, sostén y propaganda de estos parapoliciales constituyen de por sí una premeditación que desemboca en un asesinato alevoso, resultado previsible y querido. Nadie puede negar esto en Barrio Azcuénaga, Rosario, Argentina

 

EL INTERNACIONALISMO DE LA “SEGURIDAD CIUDADANA”.

Debe quedar claro que no es de ahora que nos preocupa está cuestión, sino desde el primer momento de nuestra constitución.
En nuestra página se encuentra puesto a disposición de quién quiera analizar raíces, el extenso documento del Foro Regional Rosario, titulado “Seguridad Ciudadana” , Síntesis de las conclusiones emitidas por la “Comisión de estudios sobre la seguridad ciudadana” creada por convenio entre el Foro Regional Rosario, el Colegio de Magistrados y Funcionarios de la Provincia de Santa Fe y el Colegio de Abogados de Rosario, año 1998.
(Acceso al documento para descargar: >> Descargar Documento Seguridad Ciudadana )
Los capitalistas reunidos en el Foro y sus amanuenses, los abogados particulares y de la magistratura, describen a los pobres como un enemigo que ocupa territorios y se hace fuerte en ellos.
Dicen:

Debe señalarse que el mapa de asentamientos irregulares en la ciudad muestra un desgranamiento en todos los sectores del égido urbano y en algunos casos se conforman verdaderos cinturones de villas alrededor de zonas regularmente pobladas, quedando enclaustradas y sometidas así a condiciones de mayor inseguridad.

 

Traducido a términos militares, los pobladores en regla estamos rodeados de irregulares.
Para defendernos de cualquier acusación de malos intérpretes, tergiversadores o exageradores de términos que abusivamente extendemos -por ejemplo a términos militares- digamos que a renglón seguido son ellos los que señalan:

 

La dificultad de penetración de la villa, su afortalamiento, ha posibilitado que en su seno se desenvuelvan centros operativos del delito (tráfico de drogas, armas, etc.) que es necesario desmembrar a partir del fácil acceso. Creemos que todo lo que se haga al respecto, contará con la aceptación final...

 

(En realidad, los mayores decomisos de drogas, armas, etc. se hacen en Nordelta, en Funes, etc. y no en ninguna villa; y si es por el tráfico de armas, las que Menem y varios delincuentes encumbrados mandaron a Ecuador ni rozaron una villa, los cargamentos de cocaína los encuentran en puertos privatizados, grandes y costosos depósitos y hasta en muy chetos departamentos de cualquier ciudad. Nada más alejado de las villas.)

Como se ve, los que ponen las cosas en términos militares son los autores: dificultad de penetración, centros operativos, y afortalamiento, son definiciones que les pertenecen y propias de un plan de operaciones, que es lo que proponen en el conjunto del documento.
El cuño de la doctrina que denunciáramos ya en 1998 mismo, es de la doctrina yanqui para América Latina. Y los cipayos escribas son tan miserablemente proimperialistas y represores que se les nota a la legua. Por ejemplo. Cualquiera sabe que no va a encontrar la palabra afortalamiento en ningún diccionario de castellano y en realidad, lo que han hecho de puro brutos nomás que son los abogados y otras alimañas que escriben el documento, es traducir empowerment a su gusto y conveniencia, como han hecho otros de la misma calaña.
Lo que resulta más que evidente es que un afortalamientode chapa de cartón, madera, fibrocemento a lo sumo, bolsitas de leche unidas y otros materiales por el estilo, no es precisamente una fortaleza que, tal como consideran a la villa, parece tener murallas, foso, puente levadizo...

 

En los estudios sobre seguridad pública actuales, no faltan generalmente consideraciones o análisis sobre lo que se ha dado en llamar la política de tolerancia cero que se ha implementado en la ciudad de Nueva York en la presente década. Creemos que los polémicos discursos que en nuestro medio ha suscitado la misma, no han enfocado adecuadamente sus alcances conceptuales, por cuanto las observaciones críticas se han fundado en  algunos casos en que se sostiene que constituye la política del “gatillo fácil” o de la represión indiscriminada. No estamos en condición de conocer exactamente el modo en que dicha política se concretó en la realidad neoyorquina, pero parece conveniente señalar dos parámetros conceptuales de la misma que a nuestro juicio son serviciales para el trazado de una política de seguridad.

...la sociedad debe intentar actuar en todo el espectro de los comportamientos asociales que afectan la normal y ordenada convivencia  -desde las mínimas contravenciones hasta los delitos graves- por cuanto la asocialidad se hace escuela desde las pequeñas infracciones hacia los grandes delitos- y termina por tomar todo el espacio público en el que no cabe el ciudadano honesto que tiene que recluirse y en el que colapsan los organismos públicos reducidos en su capacidad para enfrentar el fenómeno (proceso que se ejemplifica con el llamado “síndrome de la ventana rota”, en el que a partir del acotado y pequeño hecho se llega al desmantelamiento total del lugar). El segundo de ellos, consecuencial con el primero,  es que el espacio público debe ser ocupado por la sociedad a través de una presencia activa de todos sus miembros, entre ellos, de la autoridad pública.

 

Y bien, con el concepto de ocupación a como de lugar queda definido cómo será la batalla entre regulares e irregulares: tolerancia cero es lo primero, y el “gatillo fácil” que niegan es esencial a la doctrina, tanto como la indulgencia para los criminales como los que mataron a David Moreyra.
Y es casi un deber hacer constancia de los nombres de los partícipes:

 

Integrantes de la “Comisión de estudios sobre la seguridad ciudadana”

Miembros del Colegio de Magistrados
y Funcionarios Judiciales de la Provincia de Santa Fe:
Dres. Juan Leandro Artigas, Alberto Plácido Bernardini, Luis María Caterina, Otto Crippa García, Alberto González Rímini y Jorge Eldo Juárez.

Miembros del Colegio de Abogados de Rosario:

Dres. Daniel Oscar Cuenca, Patricio Carlos Lara y Alejandro Sinópoli.

 

El internacionalismo de la “seguridad ciudadana” tiene múltiples canales de por los que fluye. Como no podía ser de otra manera, el

Rotary Club -una entidad de captación para el conservadurismo creada por las clases dominantes- caracterizada como entidad de servicios (o de servis) canaliza el activismo reaccionario ajeno a toda propuesta social de cambio y que concluye en posiciones ultra belicistas para con el enemigo interno.
Cabe recordar que entre los famosos que han integrado el Rotary se encuentran prestigios como:

Margaret Tatcher (masacre del Crucero Belgrano cerca de Malvinas)

John F Kennedy (invasión a Cuba por Bahía de Cochinos, aplastada felizmente por la Revolución)

Augusto Pinochet (Plan Cóndor)

Alvaro Uribe Vélez (Plan Colombia y actual golpe en Venezuela)

El diario Rosario/12 publica ahora mismo, 28 de marzo de 2014, el siguiente Pirulo de tapa:

 

MEDIEVAL

"Fue a las 17 de un día soleado ante la mirada de todos los vecinos, ninguno dudó ni un segundo en correrlos y por suerte pudieron atrapar a uno, y por suerte también la policía llegó tarde. Solo una vecina deshubicada llamó a la ambulancia, a la cual llamó otro vecino y la canceló diciendo que era una falsa alarma. Felicito a cada uno de mis vecinos, orgullosa de mi barrio, la próxima les cortamos las manos en la plaza adelante de todos, como en la época medieval, ya que no hay protección, nosotros haremos nuestras leyes que no son nada favorables para los delincuentes, saludos vecinos".

(Extraído del sitio en facebook Indignados Barrio Azcuénaga)


Mas allá de la barbarie expuesta por el contenido, denuncia que se extrae del facebook de Indignados Barrio Azcuénaga.
Dicho facebook se presenta con la siguiente imagen

img5

Ahora bien: ¿de dónde sale tal estética y significativa obra?.
Es un calco de las campañas en México, que son apadrinadas por el Rotary, como bien puede verse aquí:

 

img6

 

El programa de seguridad ciudadana se ha extendido en México por Estados y poblaciones de las más diversas en cantidad muy importante (y en otros países también, como Panamá).
Los resultados de una práctica y una prédica masiva de estos Programas,  pueden verse en la Galería de imágenes de los Vecinos Vigilantes, en las cuales, se demuestra el sentido que tienen tales programas de control social, la barbarie a la que incitan y los resultados que se obtienen.

 

A TODO ESTO...
 
en nuestra ciudad, sin el menor atisbo de consideración de los crímenes que se están cometiendo, hoy tenemos que

 

http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/Buscan-gestionar-un-credito-para-instalar-setenta-alarmas-comunitarias-20140328-0002.html

Viernes, 28 de marzo de 2014  01:00 | La Ciudad

Buscan gestionar un crédito para instalar setenta alarmas comunitarias

El municipio espera el aval del Concejo para endeudarse en 11 millones de pesos que serán destinados a videovigilancia, botones de pánico y equipos de comunicación, entre otros elementos

La Municipalidad saldrá a buscar un crédito internacional para innovar el equipo tecnológico que se utiliza en el espacio público en la seguridad de los rosarinos. Si el Concejo da visto bueno podrá gestionar 11 millones de pesos para invertir en alarmas comunitarias, videovigilancia, botones de pánico y equipos de comunicación, entre otros elementos, antes de que finalice 2014. Al anunciar la medida, las autoridades marcaron otro sesgo auspicioso: el retorno de las arcas locales a los préstamos en bancas extranjeras después de cuatro años.
El Ejecutivo envió ayer al Palacio Vasallo el proyecto "Innovación tecnológica para mejorar el control del espacio público", que requiere gestionar un préstamo de 11 millones de pesos, con cuotas semestrales por 20 años y tasa blanda, ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
El Concejo deberá definir ahora si lo avala y el próximo escalón será pedir el okey al gobierno nacional, que las autoridades locales dieron casi por descontado ya que se trata de créditos que administra el Ministerio de Interior de la Nación.
Cuando se haya recorrido ese camino, se estará a las puertas de dar una inyección de tecnología a los equipos que se utilizan en el control de la seguridad ciudadana. La lista de compra incluye: cien captores de datos (teléfono inteligente, impresora portátil y sistema de gestión central) a utilizar por los agentes al momento de realizar controles en terreno, que en tres minutos podrán enviar la información al Tribunal de Faltas.
El paquete tecnológico también prevé sumar videocámaras a las actuales 102 que tiene el municipio y que llegarán con un novedoso dispositivo de señales luminosas y sonoras que al dispararse permite la comunicación con el 911. El tercer rubro que se comprará con el crédito está destinado a dar total seguridad (encriptar) a las radios utilizadas en los operativos, porque pueden ser interceptadas.
También está prevista la compra de 80 botones de pánico para aplicar a situaciones de vulnerabilidad social como violencia de género o personas ancianas desvalidas.
Alarmas. Entre los elementos que se comprarán sobresalen 70 equipos de alarmas comunitarias de última generación con 1.050 controles remotos. Los vecinos podrán activar este servicio en situaciones de riesgo, incluso a través del teléfono celular.
"Las alarmas comunitarias que funcionan en la actualidad dan un resultado más que excelente, con la movilización e involucramiento de los vecinos", explicó el titular de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo. Y dijo que con los fondos que se gestionan se comprará un "número razonable de estos equipos para una primera etapa, que luego se irá ampliando".
Los equipos de alarmas comunitarias de última generación, que beneficiarán a 1.050 familias, y que se registrarán en el 911 y en el centro de control municipal, se instalarán en conjunto con los vecinos que quieran sumarse al programa. Con respecto a los barrios donde se emplazarán estos dispositivos, Seghezzo explicó que se determinará a través de procesos participativos y de acuerdo al mapa de inseguridad de la ciudad.
Según Seghezzo, al crearse en noviembre de 2013 la secretaría que preside, se marcaron cuatro ejes de trabajo: capacitación, participación ciudadana, descentralización y equipamiento tecnológico. La medida anunciada ayer en la Municipalidad tiene como marco a este último punto.
Para el subsecretario de Hacienda, Guido Boggiano, de no mediar inconvenientes, en septiembre ya se estaría en condiciones de licitar y adquirir el paquete tecnológico anunciado. Con respecto a los avales del crédito que tendrá una tasa de un dígito, el funcionario explicó que la Municipalidad responde con la coparticipación ante la Nación, y ésta, con su recursos ante el Banco Interamericano de Desarrollo.

 

Como vemos, no se trata de desalentar la infame práctica ya reiterativa hasta el colmo de los linchamientos, sino de alentarla con promesas de mejoramiento tecnológico; porque está claro que esto no viene a sustituir y frenar la “iniciativa privada” de los linchadores, sino que ante la ausencia de una crítica concreta a tales aberraciones humanas, luce como una contribución a las mismas.

Y si alguien piensa que esto es un exceso, a la prueba de estas últimas horas nos remitimos.

 

Viernes, 28 de marzo de 2014  09:00 | Policiales

Un grupo de vecinos de la zona norte capturó a un ladrón y lo sometió a una golpiza

Sucedió en Reconquista al 1900. Dos mujeres fueron asaltadas por tres muchachos. Dos escaparon, pero uno fue retenido por habitantes del barrio. Tercer caso en menos de una semana.

…...Este caso se suma al ocurrido ayer en Lavalle y Rioja cuando dos ladrones que huían en moto tras perpetrar un atraco chocaron contra un taxi y eso fue aprovechado por un grupo de vecinos que capturó a uno de los hampones y lo sometió a una golpiza.
A doce cuadras de allí, el sábado pasado, se produjo el linchamiento de David Moreira, en Marcos Paz al 5400, a quien se lo sindicaba como autor de un arrebato. Este joven recibió una terrible paliza y murió cuatro días después.

 

Fein, Bonfatti, Lamberto y una legión de integrantes de los elencos estatales provincial y municipales, están dejando que se conforme un criminal frente reaccionario de indignados por la inseguridad, cuyos crímenes alientan con inversiones enormes para que además de su podrida mente cuenten con tecnología.

 

Este mínimo aporte al entendimiento de la cuestión, es una denuncia e implica una propuesta que devienen casi naturalmente de lo que exponemos: a este, como a ningún fascismo, no se lo contempla, SE LO ENFRENTA.

Por eso también es un llamado a las organizaciones populares a una acción pronta y profunda.

 

 

VER TAMBIÉN ARTICULO RELACIONADO 27/03/14 >> CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA: LA LEY DE LINCH EN ROSARIO Y LA FISCALÍA (INSTIGADORA)DE HOMICIDIOS 

 

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Final >>

Resultados 5 - 8 de 71
 
CUADRO DE DESHONOR
CARTILLA
 
portada susana