INICIO arrow PUBLICACIONES arrow NADA MEJOR QUE LA VERDAD PARA NO EQUIVOCARSE
micro radial
micro radial
libertad!

Suscripciones:

Lista de correo

mail

Para suscribirte haz clic <AQUí>

Recibirás las publicaciones de la UADH en tu correo

 

Contador:

Visitantes: 894947
NADA MEJOR QUE LA VERDAD PARA NO EQUIVOCARSE PDF Imprimir E-Mail
viernes, 16 de diciembre de 2011

Mientras se expone como el primer traspiés político del Gobierno de Bonfatti -ya a esta altura una mini crisis con pronóstico incierto- se juegan las condiciones de violación de los Derechos Humanos que se proyectan como un serio riesgo para todos en los próximos años, por medio de designaciones de cuadros represivos ligados directamente a una corrupción expuesta. En esas manos estarán las decisiones sobre el uso y abuso de policial.

 

Los compañeros del Plenario Obrero y Popular nos han llamado la atención sobre una cuestión crucial para cualquier organismo de Derechos Humanos: en lo concreto, hasta dónde alcanza nuestra fuerza y posibilidad de acción, en el terreno de proximidad, y a partir de la asunción de nuevas autoridades en todos los Poderes del Estado Provincial y Municipal, ¿cuáles son las perspectivas para los próximos tiempos en relación a un factor esencial de violaciones a los derechos que exige nuestra lucha, como es la característica de las fuerzas represivas del Estado?.

Lo han hecho extensamente y en los enlaces que a continuación se van anotando puede examinarse todo el material.

Lo que hoy queremos es destacar la justeza de las caracterizaciones que se han hecho, especialmente cuando está en marcha -no sin contradicciones entre los mismos actores- una doctrina de blanqueo de la Policía y aliento a proseguir en idénticos términos de corrupción y crimen.

Esto lo marcan muy bien los compañeros cuando consignan:

Tenemos por lo visto, todo el derecho a denunciar que estamos ante un Gobierno peor que todos los anteriores en este sentido. La impunidad es requisito garantizado para que asuma un Jefe acusado del peor de los delitos, el enriquecimiento ilícito, porque por esto es que se truchan causas, se secuestra, se tortura, se persigue, se mata.

Bonfacho y su Ministro Corti han comenzado la gestión garantizando que esto siga así.

 

http://obreroypopular.org/content/el-frente-progesista-milico-y-social

Ayer mismo publicaban la LA DESFACHATEZ TIENE PATAS CORTI .

El artículo, relacionado a EL FRENTE ¿PROGESISTA? MÍLICO Y SOCIAL ENTRÓ EN ACCIÓN . comienza así:

Como podrá advertirse, no es que "No existe ninguna causa penal por supuesto enriquecimiento ilícito de Arismendi", sino que como en tres años no hicieron un pomo "no hay elementos de juicios medianamente objetivo como para sacar conclusiones". Eso se llama cajonear un expediente y es la práctica normal y constitutiva de la impunidad.

Porque es de interés esencial tener al menos un ojo puesto en las perspectivas que plantea el nuevo mismo gobierno del Frente ¿Progresista? Mílico y Social, queremos destacar que esa definición que ayer hace el P.O.P. es absolutamente precisa: la nota que el periodista José Maggi firma el día de ayer en:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/10-31680-2011-12-15.html no deja lugar a duda alguna.


                 ( clic para agrandar nota )


Se explica allí con absoluta claridad lo que sostuvieron los compañeros hace un par de días atrás:

El ministro de Seguridad Leandro Corti pondrá en funciones hoy al nuevo titular de la Dirección de Asuntos Internos, comisario Néstor Zapata, quien reemplazará en su cargo al relevado Mario Franco. La medida -en rigor prevista como parte de la renovación de cuadros- se aceleró cuando el propio Corti se percatara de que los jefes policiales no habían entregado sus declaraciones juradas en los dos últimos años, y que encontrara más de 20 denuncias anónimas sobre policías que no tuvieron avances significativos desde 2008. Las miradas de sospecha recaen también sobre Facundo Paschetto, saliente director de Control Civil de la fuerzas de seguridad, otro organismo creado por la anterior administración para la supervisión de la fuerza. La situación quedó en evidencia luego de que trascendiera la denuncia contra el flamante jefe de la policía rosarina Néstor Arismendi, que lleva tres años tramitándose en aquella dependencia. Corti reconoció que sabía que existía una denuncia anónima contra el nuevo jefe policial, pero que hasta el momento no había elementos para inculparlo.

Más allá de que la nota periodística da cuenta cabal de cómo civiles y policías protejen a la fuerza, y por lo tanto es recomendable su lectura completa, señalamos una vez más que tanto el cana Franco como el controlador civil Paschetto, cumplieron a rajatabla con lo que se describía, es decir,

 

  “Eso se llama cajonear un expediente y es la práctica normal y constitutiva de la impunidad.”

La solución, por supuesto, no viene con los relevos que ponen en funcionaes a nuevos miembros de la misma fuerza, o sea, a quienes son parte del problema y nunca la solución.

En este círculo vicioso de la cosmética de nuevas autoridades, es que se revela el carácter irredimible de una institución nefasta funcional a los intereses de los partidos políticos patronales.

 

 
< Anterior   Siguiente >
 
CUADRO DE DESHONOR
CARTILLA
 
portada susana