micro radial
micro radial
libertad!

Suscripciones:

Lista de correo

mail

Para suscribirte haz clic <AQUí>

Recibirás las publicaciones de la UADH en tu correo

 

Contador:

Visitantes: 1916887
LA PAYASADA DE LOS ANDES PDF Imprimir E-Mail
viernes, 04 de febrero de 2011

Llega la temporada de vacaciones y cada agencia hace lo que puede para cumplir con todos los gustos. Impuesto desde el imperio, el llamado turismo de aventura adquiere diferentes características y explota diversas motivaciones.

Da resultado, hay clientela. Con guita y tiempo se puede cualquier cosa. Y con poco estómago, por supuesto. No por los abismos y los vértigos, sino por las compañías y los promotores, alguno de los cuales superan la media de tolerancia humana y, sin embargo son aceptados por los coequipers en una demostración de que tienen esa fortaleza de estómago a que se hace alusión más arriba.

No es algo nuevo: las representaciones (incluso con participación de niños) de la llamada Retreta del Desierto, con banda militar y todo, fue parte del plan educativo durante añares y solamente desaparece del escenario hace apenas unas décadas. Algo que constituía el elogio de otro genocidio - el cometido contra los aborígenes- gozaba de gran prestigio entre la población que se volcaba en cada punto del país a beberse la recreación de lo aberrante sin prevención alguna.  Y esto de una manera que hacía que quién no pudiese armar esa comedia de la tragedia (falta de banda o lo que fuera) en cierta forma se abochornaba por esa imposibilidad.
La gente del siniestro Batallón 601 de Inteligencia del Ejército Genocida Argentino, ha encontrado nuevas y aparentemente inofensivas tareas, lucrativas, promocionadas y amparadas por ese manto de silencio que generalmente va tejido, entre otros hilos, por un sentido nacional que se expresa en la parodia de hechos memorables. Así como  en la invocación de epopeyas y en el exhibicionismo propio de los cultores de la cáscara de la Historia, que generalmente escupe el contenido de los frutos como un desperdicio más.

La nota que sigue, es uno de esos elogios de la desmemoria que se realizan bajo esas formas huecas de hacer pasar el entretenimiento como fervor patriótico, la atorrantería como esfuerzo comprometido con la Historia del país, la cohabitación con los individuos más nefastos como algo plausible día a día. En definitiva,  contribuyen a naturalizar la presencia de los delincuentes de lesa humanidad como si fueran personas comunes, una tarea de largo alcance, tal como se ha demostrado.
Hemos señalado dos nombres en negrita y corresponden a un Oficial del Batallón 601, artífice de la muerte, la desaparición, la tortura, la violación, el robo y todo cuanto pueda concebirse como aberrante, en esta región, Víctor Hugo Rodríguez, alias El Chuli, coronel, genocida; y David Cabrera Rojo, otro coronel, un sujeto de inteligencia militar indagado judicialmente por la filmación de la marcha contra el golpe en Neuquén el 24 de marzo de 1996.
Si copiamos la nota en su totalidad, es porque constituye un ejemplo, un modelo preciso de cómo se hace desde la prensa burguesa para ensalzar solapadamente a conocidos represores en un operativo de blanqueo francamente asqueante, porque es una manera solapada de la complicidad. Los periodistas de un medio como La Capital de Rosario, Decano de la Prensa Argentina (como gusta llamarse a sí mismo) no ignoran lo que acá exponemos. Podría aplicarse a ellos aquello que decía un conocido escritor sobre lo que sucedió en la Alemania nazi: “Pese a las varias posibilidades de informarse, la mayor parte de los alemanes no sabía porque no quería saber, o más: porque quería no saber.

 

30-01-2011 | La Ciudad  

Epopeya de 170 almas en los Andes tras los pasos de San Martín

Por Claudio Berón / La Capital (enviado especial)

1

La inigualable experiencia de los rosarinos que cruzaron la cordillera de los Andes. Diez días a lomo de mula o a caballo. (Foto: C. Vacarezza)

Entre el 15 y el 25 de enero 170 hombres y mujeres realizaron el decimocuarto Cruce de los Andes a lomo de mula y caballos. Lo hicieron por dos pasos; los Patos y Uspallata. Estuvieron bajo climas que van de los 35 grados en el día (mientras se cruza el desierto de piedra y tierra), hasta los 5 grados bajo cero (cuando se llega a 4.500 metros de altura).

Sólo montando esas inmensidades se comprende la libertad americana y la lucha por lograrla. Es casi imposible que en esas piedras se haya desplazado un ejército de 5.000 hombres, 12.000 animales, 22 cañones y pertrechos. Imposible, pero sucedió.

Los pasos son distintos. Uspallata es un paso insignia, Los Patos un desafío. En Uspallata al cruzar se pone en juego la voluntad. Hubo expedicionarios discapacitados, enfermos y hasta hombres que estaban en el límite de los 80 años. Igualmente no es sencillo, pero en la travesía se cruza la ruta internacional. El trayecto es: Uspallata, Picheuta, Polvaredas, Paramillo, Puente del Inca y finalmente el Cristo Redentor. Lo difícil es mantenerse montado.

En Picheuta se realizó un simulacro de batalla. Colores ocres, grises y verdes son testigos de una carga de caballería que comanda el jefe de paso, David Cabrera Rojo, y a quien acompañó en varios tramos el jefe de la expedición, Víctor Hugo Rodríguez, ambos directivos de la Asociación Cultural Sanmartiniana Cuna de la Bandera, que organiza el evento. Uspallata es de bajo riesgo, pero complicado para quienes no acostumbran a cabalgar; con alturas como el Paramillo y desfiladeros cercanos a precipicios de 500 metros.

Caídas de arriba de las mulas, golpes imprevistos y calor es lo que acompaña cada una de estas jornadas, que por la noche se calientan aún más en los fogones. La banda del Regimiento de Infantería amenizó esta marcha. A medida que avanzaba hacia el Redentor se encontraron nieve y emociones. Cada uno supo lo que la montaña guarda y les da. En las alturas se depende de la gracia y de la suerte. Sobre todo de la suerte.
Los Patos es un paso más difícil; durante ocho días sólo hay comunicación satelital, no siempre confiable. Este trayecto fue desde Alvarez Condarco, un puesto de Gendarmería, atravesando el Peñón. Los Lepes; Vega de Gallardo, Sardina y el valle de los Patos y terminó en el hito fronterizo, para volver por la temible quebrada Honda, luego Manantiales y regresar a Alvarez Condarco. Ocho días en los que la tierra, el calor y hasta nevadas intensas pondrán a fuego la tozudez de 40 expedicionarios, 70 mulas y 11 baquianos.

Los responsables de este cruce fueron Marcos Giani e Iván Nasatski y la logística la hizo la empresa Huarpe Expediciones, de Fabián Campusano. Un baquiano acostumbrado a llevar a europeos y argentinos por esos infinitos. La comida no es la habitual; guisos carreros, torta asada, fideos y chivito. Por las noches, cuecas, zambas y algún tema de rock son parte de las fríos fogones.
Esto da paso a confesiones en el silencio de las alturas.

 

Por dentro
Esta comunidad de 40 almas busca fundirse en el silencio y la emoción, cansados de cabalgar. Accidentes hubo varios, un camarógrafo se quebró el húmero y se dieron caídas de todo tipo. Al cruzar el espinazo del diablo, más conocido como espinacito, a 3.800 metros sobre el nivel del mar, se desciende con el caballo a tiro y se baja a pie sobre la piedra. Era media tarde y un cóndor clavado en el cielo descendió como ala delta sobre los 51 jinetes, sólo se escuchaba la respiración agitada y el relinchar de la caballada.

Las cabalgatas se hicieron duras, un promedio de 8 horas diarias en las que el calor castiga el alma. En dos oportunidades las mulas se perdieron y esto retrasó la marcha, llegando a cabalgatas forzadas en la noche, una de ellas con una luna imposible sobre el cerro nevado. Se durmió al sereno, con viento frío. El azul intenso fue la manta precisa. Si Dios hizo el mundo, es claro que se iluminó con el cielo de los Andes. El cuerpo duele, las piernas son débiles y los músculos pesan en esta parte de la tierra. Un día, luego de 10 horas de marcha, los jinetes fueron parte de las piedras.
Al promediar la expedición se entregaron cartas de los familiares y la distancia se convirtió en pupilas llorosas, la emoción es diaria igual que la fatiga y la risa asombrada en esta montaña eterna. Precipicios y hondonadas son el día a día.
Al cuarto día la expedición hizo pie en Sardina, armando carpas en el valle de Los Patos, los fríos ríos fueron el baño reparador y de allí se fue al hito con Chile. El valle de los patos es una gran llanura verde cruzada por ríos y un tenue viento que se mete en el cuerpo. Es el lugar de San Martín, el camino libertador.
Con la fuga de las mulas hubo que hacer noche en los bajos del Colorado y la impaciencia ganó la partida. Horas después se encaminó la columna, dolorosa y cansada al gran desafío, la quebrada de la Honda, un paso de 3.800 metros en picada profunda. Allí lo que comenzó como una lluvia fue una fuerte tormenta de nieve.

La Honda es una bajada de 1.000 metros que se hace a pie, no hay otra forma de lograrlo, los mulares se ponen muy nerviosos. Los ojos duelen en la noche frente a los precipicios. A un costado y muy abajo, hay dos mulas muertas. Se lleva el caballo de tiro y con la nieve la piedra tosca es resbaladiza, igual que el barro de la Honda. Los animales caminan en falso y atropellan de atrás. El silencio sólo escucha el viento y el caer de la nieve sobre los expedicionarios. Los pies fríos se afirman en la roca, el caballo relincha, las manos se lastiman y se tensan los cordeles, no hay espacio para la palabra. El único mandato es el del cerro Aconcagua, que todo lo ve desde los abismos.
Las cuestas no tienen fin, igual que las bajadas, finalmente se llega al llano. De allí el regreso fue mas generoso. Pasaron ocho días de cambios de planes, de tierra en la boca y de bañarse en aguas congeladas. Diez días para entender la primera libertad de América y la obstinación de ese hombre cuestionado; José de San Martín. Es que la montaña elige a quienes la desafían.
Las 40 almas llegaron salvas a Alvarez Condarco, sólo un herido. Las nubes como dragones, como caballos alados y el viento gritando en los oídos fueron la compañía, además de las charlas y las risas. Los hombres ya no son de piedra y sus ojos no olvidarán este cruce de vidas, a 4.500 metros de todo lo que hasta ese momento había sido su existencia.

 

Hace 194 años
El Ejército de los Andes de las Provincias Unidas del Río de la Plata atravesó la cordillera entre el 19 de enero y el 8 de febrero de 1817, hace ya 194 años. El cruce, uno de los grandes hitos de la historia argentina, formó parte del plan que el general José de San Martín desarrolló para llevar a cabo la expedición libertadora de Chile y Perú.

 

fuente:http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/Epopeya-de-170-almas-en-los-Andes-tras-los-pasos-de-San-Martin--20110130-0001.htm

 

Vista esta nota, a la cual no le falta el estilo de las viejas sociales de años ha, condimentada con las modernidades de lo cholulo de las páginas dedicadas a Punta, Pinamar o los boliches top, se impone la lectura de una somera pero nutrida exposición de la institución (agencia) organizadora del viaje:

 

- La caída de un tal "Carlitos Bianchi" [Reenvío Rosario 12] (Ver destacado en negrita del Artículo)

 

Allí están los coordinadores -que por supuesto no son el joven canchero que aparece en las propagandas estimulando la pertenencia al grupo- sino más bien, un milico Esprit de corps, acepción que a la luz de nuestra historia reciente, es la que se impone.  Porque es nada más que la expresión de la defensa corporativa que hacen de sí mismos los genocidas, razón práctica de los pactos de silencio que tanto contribuyen a su impunidad y a la negación de la verdad sobre lo sucedido con nuestros desaparecidos.

 

Solo cabe agregar estas citas de las declaraciones y testimonios judiciales del genocida condenado Tucu Costanzo

“–¿Quiénes hicieron esa operación?
–La hicieron en el bar Magnum, y fueron Rodríguez, Guerrieri y toda la Patota, que estaba integrada por el Gato Andrada, que era arquero de Central, y que se jubila del Destacamento (de Inteligencia) como agente del servicio, y también estuvo en el secuestro de Cambiaso y Pereira Rossi, como Raúl Campilongo, que estaba en la puerta.”


(Ver Presentación ante la justicia por las declaraciones del "Tucu" Constanzo )

 

Y lo aconsejable con absoluta seguridad, es escuchar la primera parte del audio Parte 3 de la entrevista que el periodista José Maggi le realiza para LT8 en el Programa Trascendental, en la que incluso este represor acierta en calificarlo como “el taradito ese, ese mismo...”, que de taradito no tenía nada y todo de degenerado:
Descargar Audio

 

Por supuesto que no le va en zaga  David Cabrera Rojo (también destacado en la nota de La Capital de Rosario) que como hemos dicho fue imputado por espionaje contra el pueblo que se movilizaba en Neuquén precisamente en el 20 aniversario del Golpe Genocida.

 

Filmaron una marcha: Causa contra un teniente coronel

GENERAL ROCA (DyN).- Un teniente coronel, ex jefe de Inteligencia del Ejército, será enjuiciado por la justicia federal por ordenar que se filmase una marcha de rechazo al golpe militar de 1976. Así lo determinó la Cámara Federal de esta ciudad, que rechazó un planteo del imputado, el teniente coronel David Cabrera Rojo, quien pretendía ser juzgado por un tribunal militar.

La causa se inició luego de que el diario Río Negro publicase una fotografía en la que aparecía un militar que filmaba, desde uno de los ventanales del Comando de la Sexta Brigada de Infantería de Montaña, a los manifestantes que participaban de una marcha a 20 años del último golpe. En su declaración indagatoria, Cabrera Rojo admitió haber dado la orden de que se filmase la marcha.

fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=133854

 

Pero nada es casual, y mucho menos tratándose de esa despreciable casta de los milicos. El curriculum de Tte. Cnel.  David Cabrera Rojo, reconoce esto:

 

FECHA: 10/11/09
Aquelarre en el Plata

UnoAmérica realizó sendos foros en Buenos Aires y Montevideo, en los que participaron delegaciones de Argentina, Bolivia, Colombia, Honduras y Uruguay, y en las que se resolvió el apoyo al dictador hondureño Roberto Micheletti y crear una comisión para defender a todos los represores encarcelados por crímenes de lesa humanidad en la región. El ex presidente Julio María Sanguinetti fue el encargado de cerrar el foro de Montevideo, que se realizó el 24 y 25 de setiembre en el Hotel Radisson Victoria, bajo la coordinación de la autodenominada Comisión de Derechos Humanos del Uruguay (Cedhuu), que preside el ex legislador y compositor ("Disculpe") Hugo Ferrari.
Las exposiciones por Uruguay en Argentina, estuvieron a cargo del propio Hugo Ferrari, el mayor (r) Enrique Mangini y Andrés Merino Pacheco (todos miembros del Cedhuu),  mientras que en Montevideo, hablaron los abogados Carlos Curbelo Tammaro y el ex fiscal Miguel Langón Cuñarro .


En los encuentros de UnoAmérica también intervinieron el diputado derechista de Santa Cruz Walter Arrazola por  Bolivia,  Jaime Restrepo  (Asociación de Víctimas de  la Guerrilla)  y el  general  Jaime Salcedo por Colombia, y el coronel (r) David Cabrera Rojo ex jefe de inteligencia de la provincia de Río Negro-,  por  Argentina.  El  "plato fuerte"  dicen en un comunicado  fue  la  intervención que por Honduras  realizó  la abogada Vilma Morales,  ex presidenta de  la Suprema Corte de Justicia,  quien representó al   dictador hondureño   Roberto  Micheletti   en   las   negociaciones   con   el   presidente costarricense Oscar Arias y con el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza.

fuente: http://www.mdn.gub.uy/public/admdoc/34c86c2be68c942707595ab93f7a9966/resprenac101109.pdf

 

Sobre UnoAmérica - véase http://www.unoamerica.org/unoPAG/quienesSomos.php?idioma=ESP

Esta organización del golpismo genocida en América del Sur, cuenta además con el apoyo y adhesión de los siguientes grupos de derecha de distintos países:

Acción Civil Fuerza Solidaria (Venezuela), Movimiento por la Verdadera Historia (Argentina), Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos (Argentina), Consultora R. Villasuso y Asociados Internacional (Argentina), Unión de Promociones del Ejército Argentino, Centro de Estudios de Derechos Humanos del Uruguay, Fundación Ética y Economía (Bolivia), Movimiento por las Víctimas del Terrorismo (Perú), Instituto Paz, Democracia y Desarrollo, Ipades (Perú), Unión Cívica Democrática (Honduras), Fundación Un millón de voces (Colombia), Asociación de Víctimas Civiles de la Guerrilla Colombiana, Federación Verdad Colombia, Academia Brasileña de Filosofía, Instituto Millenium (Brasil), Faro de la Democracia Representativa (Brasil), Iglesia Reformada Evangélica Misionera (Argentina), Unión Nacional Organizada (Argentina), y Asociación de Víctimas del Terrorismo de Argentina (AVTA).

 

Volviendo a la propuesta inicial de denuncia de este trabajo,  - y aunque haya mucha tela para cortar de los archivos existentes, como son las relaciones organizativas, ideológicas y hasta familiares de los protagonistas de estos emprendimientos turísticos (los que ponemos a disposición de quien esté dispuesto a querer saber)  - cerramos la presente recordando cómo el periodismo rosarino participa de este lavado de cara de siniestros individuos de frondoso prontuario criminal contra el pueblo. La cobertura que le brindar es semejante a los más atractivos eventos que dan aumento de audiencia, como son algunos hechos deportivos masivamente posicionados.

 

2

 

 

Y así continúa cada enero el compromiso de estos medios con los que han cometido crímenes de lesa humanidad.


El periodismo que anualmente repite esto, como decimos más arriba, no es que no quiere saber, sino que quiere no saber.


 

 
< Anterior   Siguiente >
 
CUADRO DE DESHONOR
portada susana