INICIO arrow PUBLICACIONES arrow ESTA DETENIDO EL GENOCIDA JUAN ANDRÉS CABRERA “EL BARBA”
micro radial
micro radial
libertad!

Suscripciones:

Lista de correo

mail

Para suscribirte haz clic <AQUí>

Recibirás las publicaciones de la UADH en tu correo

 

Contador:

Visitantes: 812546
ESTA DETENIDO EL GENOCIDA JUAN ANDRÉS CABRERA “EL BARBA” PDF Imprimir E-Mail
viernes, 27 de marzo de 2009

EL GENOCIDA JUAN ANDRÉS CABRERA “EL BARBA” ESTÁ PRESO DESDE HACE UN PAR DE HORAS. FUE DETENIDO EN LA CIUDAD DE COSQUIN CUANDO INTENTABA CASARSE.

NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS

ADONDE VAYAN …LO FUIMOS A BUSCAR!

 

Informe del equipo de la UADH con fotos y demás datos que se aportaron durante estos meses de intensificación de la búsqueda.

 

1 MINUTA PARA LA UNIDAD A CARGO DEL DR. MOISÉS VAZQUEZ.

Elementos  de la confirmación del paradero de Juan Andrés Cabrera (a) “Barba”.

Sábado 27 de septiembre de 2008. Recorriendo la ruta 38, llegando casi al final de Cosquín en el Km 37 se abre la calle María Eloisa que hacia la derecha sube hacia el cerro Pan de Azúcar.
Doblando allí, por calle María Eloisa, se pasa por unas pocas construcciones y a mano derecha, a unos 700 mts de la ruta 38 puede observarse una colonia de vacaciones perteneciente al IOSE, de aproximadamente 200mts. de extensión de cerco perimetral de alambre tejido que termina justo donde a mano izquierda está ubicada la casa de Cabrera en el Nº 857.

La casa tiene un cartel de venta que comercializa la Administración BOMONE, cuyo gerente de ventas es Oscar José Bomone celular 03541-156 19638,  ubicada en el centro de Cosquín en la calle San Martín 1199 (esquina Pedro Ortiz), teléfono 03541- 453147.


A la casa  le falta mantenimiento, tiene aspecto de abandono y en ese momento se encontraba cerrada. Esto y el cartel de venta da la impresión de que podría estar desocupada.
Para descartar tal eventualidad, se concurrió a la administración y en la vidriera pueden verse fotos de las propiedades en venta y alquiler, donde, entre otras, se encuentra la de Cabrera con la siguiente descripción: camino al cerro, 836 mts. de terreno, 187 mts cubiertos, comodidades: sala de estar, 2 dormitorios, cocina, comedor, mas dos departamentos con dos dormitorios, cocina-comedor y baño, precio u$s 85.000, con un código C287 de manejo interno.
La letra C corresponde a “casa” y se pudieron  contar 16 propiedades con números inferiores al 287 y 6 con números posteriores. El negocio se encontraba abierto pero la decisión fue  mirar sólo la vidriera con las distintas ofertas.

Domindo 28 de setiembre por la mañana. Se llamó al teléfono de Fleita, mujer de Cabrera. El propósito era comprobar si la casa se encontraba efectivamente ocupada y la línea activa. Respondió una  voz que dio la impresión de tratarse de una mujer de mediana edad sin acento cordobés aparente (es sólo una impresión ya que por supuesto la conversación fue muy breve), con lo cual se pudo comprobar que la casa se encontraba ocupada.
Se decidió entonces pasar de noche dado que de encontrarse efectivamente habitada, se observaría alguna luz interior. Alrededor de las 19:45 y nuevamente en vehículo, se tomó el camino que conduce al cerro Pan de Azúcar. A unos 50 mts de donde se inicia la calle María Eloisa, se pudo observar un hombre canoso, vestido de conjunto deportivo azul, de entre 1,70 y 1,80mts de altura, fornido, en buen estado físico, atlético para la edad que aparentaba de unos 60 años aproximadamente. Se reconoció por parte de una persona, sin dudar, a este individuo como Juan Andrés Cabrera, mientras que otra no lo puede afirmar en forma indubitable, pero si reconoce en él todo el porte y actitud convencional de cierto personal de fuerza de seguridad. Al observar el paso del vehículo este sujeto se dio vuelta en lo que pareció un reflejo adquirido, aparentemente sin el tiempo suficiente para comprobar los datos de matrícula del auto, pero posiblemente sí otros datos como marca y color (la calle no tiene luz y lo único que iluminaba era las luces del auto). Se continuó el recorrido pasando por la casa mencionada, donde efectivamente se encontraban luces encendidas que indicaban ocupación.
Desandando el camino, y  al retomar la ruta 38 hacia el centro de Cosquín y antes de cruzar el puente carretero sobre el río del mismo nombre se sobrepasa a este individuo quien se desplazaba por la acera izquierda teniendo en cuenta la dirección del vehículo. Se acelera adelantándose rápidame y tomando el desvío obligatorio por calle Presidente Perón, estacionando el auto en calle Obispo Bustos entre San Martín y Tucumán. Habiendo dejado rápidamente el vehículo y a pie, se toma Avenida San Martín (ruta 38) con dirección al puente carretero a efectos de cruzarse nuevamente con el sujeto. Esto ocurrió en la cuadra de Avenida San Martín que va entre las calles Obispo Bustos y Pan de Azúcar (no confundir la calle con el camino hacia el cerro del mismo nombre). Él se había cruzado de acera, es decir, caminaba a mano derecha teniendo en cuenta su dirección, en tanto se mantuvo por parte de los observadores la marcha en dirección contraria por la otra vereda. El cruce ocurrió casi a mitad de cuadra. Al llegar a la esquina de calle Pan de Azúcar, se intentó cruzar y observar al sujeto al que ya no se pudo localizar. Las posibilidades que barajadas en ese momento, teniendo en cuenta la rápida desaparición  llevaron a pensar que podría haber tomado alguna calle lateral, ingresar a algún comercio, a la Comisaría  o la iglesia Nuestra Señora del Rosario que se encuentra en calle Obispo Bustos y Avda. San Martín. Una de las personas ingresó a la iglesia (se estaba celebrando la misa del domingo y la iglesia estaba colmada de personas)  mientras el otro se apostaba en un bar ubicado en la esquina de calle Catamarca y Avenida San Martín. Luego de una espera de aproximadamente 40 minutos no se lo volvió a ver.

Lunes 29 de setiembre. Alrededor del mediodía y teniendo en cuenta  la posible presencia de una menor en edad escolar y sin la posibilidad de haber confirmado si concurría a la escuela en el horario de la mañana o de la tarde se decidió hacer el recorrido a pie tomando para ella algunos recaudos procurando aparecer como turistas en paseo hacia el cerro. Luego de recorrer el camino hasta la casa sacando fotos que sirvieran como mojones para el trayecto, se hizo una parada a unos 100mts de superada la casa de María Eloisa 857.
Detenidos en un lugar desde donde se avistaba la casa (sentados sobre unas piedras) hubo un encuentro con una persona que descendía por el camino que se detuvo a realizar una consulta sobre la  característica telefónica de la localidad. Comentó que era un residente de la provincia de Buenos Aires que había heredado de un tío abuelo un terreno en la zona y estaba por instalarse en el lugar con la idea de emplazar una prefabricada.  Para ello llevaba un cuaderno en que realizaba anotaciones con la intención de buscar ideas para levantar la casa. Se charló un rato con él y recomendó continuar el camino hacia una casa de té que se encuentra ubicada donde termina el asfalto y comienza el ripio que lleva al cerro. Él continuó descendiendo y se detuvo muy cerca del número 857 y comenzó a tomar notas en su cuaderno. Luego de ello continuó avanzando y  a los  pocos minutos de desaparecer del campo de visualización, se pudo observar la llegada de un automóvil  Peugeot 504 color champagne, que venía ascendiendo desde la ruta 38,  que gira en U rápidamente y se detiene frente a la casa de Cabrera. En ese momento desciende velozmente un hombre vestido totalmente de negro, canoso, que ingresa corriendo a la casa en el mismo momento en que sale de la misma una mujer vestida con remera roja y pantalón gris claro, fornida que conversa con el conductor del automóvil por aproximadamente un minuto. Luego de esto el vehículo parte velozmente en dirección a la ruta, mientras la mujer ingresa corriendo a la casa. La sensación que dio el episodio es que la presencia del hombre que tomaba notas pudo haber activado señales de alarma entre los habitantes de la casa, provocando estos movimientos extraños (podría ser: la mujer llama a Cabrera que llega rápidamente en el auto que otro maneja, la mujer sale , describe al hombre sospechoso y el conductor del auto lo sigue para ver de quien se trata). En el retorno, al pasar frente a la casa, se observa por primera vez que los postigos de la ventana que da a la calle se encontraban abiertos.

Por la tarde se concurrió a la inmobiliaria Bomone solicitando información sobre propiedades en venta ubicadas fuera de la zona céntrica de la ciudad, mostrando interés para una posible compra. De acuerdo al agente inmobiliario, entre las que podían resultar interesantes, ofrece precisamente la propiedad de María Eloisa 857. Luego de detallar algunas características como  que era originalmente una construcción de los años 70  y que luego se construyeron dos departamentos en la parte posterior del terreno de 836 mts., comentó que los dueños  estaban ocupando actualmente la propiedad y que tenían intenciones de irse a vivir al Sur del país. Preguntado sobre los plazos en que se entregaría la propiedad teniendo en cuenta que estaba habitada respondió que los usuales 30 días a partir de la seña. En ese momento comenzó a hacer un comentario que interrumpió, que sonó en tono despectivo, algo así  como: “aparte….bueno, esta gente….no importa…”
  A pedido fue  a verificar si tenía planos de dicha propiedad y a los pocos minutos regresó  con un bosquejo de los departamentos que se encuentran en la parte posterior y un plano del terreno con las medidas correspondientes donde se encontraba inscripto lo siguiente: propietario: Cabrera, Juan Andrés. Con lo cual se concluye que  se confirmaba la información que llevaba a que Cabrera y su familia habitan la casa de calle María Eloisa 857 en la localidad de Cosquín en el camino al cerro Pan de Azúcar en la provincia de Córdoba.

OTROS DATOS.

Juan Andrés Cabrera vive en calle María Eloísa  857 de Cosquín, Córdoba.

Juan Andrés Cabrera, CUIL Nº 20-08374434-1, argentino, nacido el 9 de setiembre de 1950, de apellido materno Machiñena, divorciado de su cónyuge de primeras nupcias Aurelia Fernández, mediante sentencia Nº 301 de fecha 10 de junio de 1997, recaída en los autos caratulados “Fernández, Aurelia c/Cabrera, Juan Andrés s/Divorcio Vincular-Alimentos”, Expediente Nº 1189/1996, que tramitaron por ante el Tribunal Colegiado de Familia de la ciudad de Rosario, sentencia que hace lugar al divorcio por exclusiva culpa del demandado, fundada en las causales normadas por los artículos 202, inciso 1, 4 y 5 y 214, inciso 1º del Código Civil e inscripta marginalmente en el Acta de Matrimonio Nº 22 de fecha 26 de enero de 1974, obrante al Tomo 1 de la Oficina 135 del Registro Civil de la ciudad de Capitán Bermúdez. Los hijos de este primer matrimonio son: Gerardo Andrés FN: 15/09/74, Mariela Fernanda FN: 09/04/77, Luciano Damián FN: 18/11/80, Pamela Gisela FN: 14/07/83.

Trabajaba como agente del S.I.E. (Servicio de Informaciones del Ejército). En el mes de marzo de 1997 fue pasado a retiro y en el mes de agosto de 1997 comenzó a cobrar su jubilación, gozando del beneficio Nº 07-013091/0 de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía Federal, Caja Ley 13.593, cobrando sus haberes en el Banco de la Nación Argentina.

Ingresó a la Defensoría del Pueblo en el año 1991 mediante Resolución Nº 020 como personal temporario con una remuneración equivalente a la categoría 16. En 1995 obtiene su pase a planta permanente  hasta su retiro voluntario en el año 2000 cobrando un beneficio de $ 33.495,92 según Resolución Nº 2845.
  En el mes de julio de 1994 luego de haber abandonado a su esposa y sus 4 hijos, formó nueva pareja con Irma Lilian Fleita, titular del DNI 12.524.233, quien también trabajaba en la Defensoría del Pueblo, con quien en fecha 27 de marzo de 1996 tuvo una hija que llamaron Sofía Macarena Cabrera Fleita, titular del DNI 39.567.759.

La casa de calle San Sebastián 2320 de la localidad de Pérez donde residía fue vendida en fecha 10 de marzo de 2004, mediante escritura pasada ante la escribana de la ciudad de Pérez Carmen Ansalas.

Está empadronado en Cosquín  en el Colegio Parroquial  Universitario PIO XII – mesa 5468  en calle Presidente Perón al 400 (entre Obispo Bustos y calle Pan de Azúcar).



Otros datos:
Tuvo cobertura del IAPOS hasta el año 2002.

En el convenio de retiro voluntario de la Defensoría del Pueblo figura el domicilio de Arijón 590 Bis.

El domicilio de la madre (Machiñena) sería Avenida Francia 2571 – 3º - Rosario


Consulta de información para el CUIT-CUIL-CDI 20083744341

Fuente: Banco Central de la República Argentina 
La magnitud del monto de deuda se encuentra expresada en "miles de pesos con un decimal".
DENOMINACION DEL DEUDOR   ENTIDAD   PERIODO   SITUACION   MONTO   DIAS
ATRASO   OBSERVACIONES
CABRERA JUAN ANDRES   BANCO DE LA PROVINCIA DE CORDOBA S.A.    07/08   1   0,2   N/A   -

                  


POSIBLES LUGARES DE COBRO.

Sucursal del Banco de la Nación Argentina – Tucumán 992 - Cosquín
Sucursal Cosquín  Banco de la Provincia de Córdoba – Pte. Perón 902 (esquina Sabattini)

Cajero automático BNA - Tucumán 992 – Banco Nación
Cajero automático Link – Pte. Perón 902 (esquina Sabattini)- Bco. Pcia. de Córdoba
Cajero automático Link – San Martín 1127 –  Supermercado Disco
Se adjunta un ejemplar del afiche de la campaña de un organismo de DDHH pidiendo se aporte información.

Foto de Cabrera aparecida en el diario Rosario/12 obra en expediente, como así la testimonial del represor “Tucu” Costanzo, quién reconoció que la misma pertenece efectivamente a Juan Andrés Cabrera (a) “Barba”.

 

 

2

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

1

12

13

14

15

16

17

18

19

3

1

2


4

4


El día 21 de octubre al tomar conocimiento que la PSA ya había sido comisionada para el cumplimiento de la detención  volvimos a Cosquín para observar y controlar lo que hacía esta fuerza. Nos instalamos muy cerca del domicilio de Cabrera para ver como se desarrollaba el “operativo”, no habiendo visto el primer día ningún movimiento que denotara vigilancia o control del lugar. Al día siguiente a las 15:30 Hs. pudimos ver a Cabrera caminando en dirección a la ruta 38. Una hora después llegan dos vehículos que se estacionan  de manera ostensible en las inmediaciones de la casa. Estos vehículos eran claramente reconocibles como de alguna fuerza de seguridad y por supuesto Cabrera no volvió. Al día siguiente y al haber comprobado que esto era mas una puesta en escena que una firme intención de detenerlo, presentamos el siguiente escrito que describe claramente la situación.

Sr.  Fiscal
Dr. Ricardo M. Vazquez



Alicia Bernal, en relación a lo manifestado en la audiencia del día 14 del corriente mes y año, viene a poner en su conocimiento que:

I)   De información que he recibido en las últimas horas sobre la posible actuación de personal facultado para realizar averiguaciones y/o practicar detención del prófugo JUAN ANDRÉS CABRERA, se puede destacar:
A)   Que en el día de ayer, miércoles 22/10/08, es propio señalar que en horas de la mañana no se observaba nada digno de mencionar en las inmediaciones del domicilio de María Eloísa 857 de la localidad de Cosquín, Provincia de Córdoba.
B)   Que aproximadamente a las 15,30 hrs. se pudo ver a Cabrera caminando en pantalón corto, torso desnudo y una remera al hombro, en dirección a la Ruta 38, desplazándose por la citada calle María Eloísa.
C)   A las 16,30 aproximadamente llegan dos vehículos que se estacionan en las bocacalles más cercanas al domicilio mencionado y en los mismos se encontraban una persona en uno y dos en otro las que permanecieron dentro de los automóviles e incluso una de ellas fue vista observando con binoculares.
D)   Los vehículos eran un automóvil semejante a un Gol o Palio, gris plateado, vidrios polarizados, dos puertas, patente CFX429 y radicado en el Registro N° 83 de Capital Federal; y otro color blanco, marca indeterminada de aspecto semejante a un Renault 21, con vidrios polarizados, patente HAV341 radicado en el Registro N° 26 de Capital Federal.
E)   A las 18,30 aproximadamente fue vista pasando por calle Eloísa al 100 (es decir a unas 7 cuadras del domicilio señalado) una camioneta doble cabina, 4x4, color negro, con una inscripción que abarca gran parte del lateral con la sigla “DOESA” (presuntamente Dirección de Operaciones Especiales de Seguridad Aeroportuaria) hecha en letras claras y de gran dimensión y en la parte posterior lleva una inscripción notoria: “POLICÍA”. Aunque sus vidrios también son polarizados, pudieron observar por una ventanilla baja, lo que aparentaba ser una persona con uniforme oscuro, tal vez azul.
F)   Posteriormente, aproximadamente a las 20,30, esta camioneta fue vista estacionada en un terreno baldío ubicado sobre una transversal a María Eloísa y que la corta a la altura del 400. En tanto, los dos autos permanecían en los mismos lugares antes mencionados.
G)   A las 22 hrs. aproximadamente se advierte que lo que aparentaba ser un operativo se había levantado.
H)   En el día de hoy, a las 9 hrs. aproximadamente se vuelve a ver que se encontraba estacionado en un taller casi en frente del domicilio mencionado, el automóvil CFX429 mencionado al principio con dos personas a bordo.

II)   Me permito hacer presente a Usted la inquietud que tengo, toda vez que mi aporte a las investigaciones        realizadas significan una exposición a la que estoy claramente determinada porque es imperioso avanzar contra la impunidad que disfrutan los partícipes del genocidio habido en nuestro país, pero sería irresponsable no entender que tratándose de este tipo de sujetos, todo fracaso en las acciones destinadas a ponerlos entre rejas,  todo intento fallido de aprehenderlo, toda mala práctica que los favorezca, estimulará sin lugar a dudas su sensación de impunidad garantizada y en todo caso, su peligrosidad y aún propósitos de venganza contra quienes luchamos a diario por la debida condena. 
Doy por sentado que no ha de necesitar Usted que recuerde las innumerables amenazas y ataques materiales y concretos que existen, o incluso la desaparición del compañero Jorge Julio López para reforzar esta apelación que realizo.
Es más: personalmente he sufrido amenazas telefónicas, sobre lo cual hay actuaciones judiciales y el asalto a mi anterior domicilio, al que ingresaron como para demostrar hasta donde podían llegar, lo que al igual que las amenazas, todavía no ha sido esclarecido.
Por estas razones es que le solicito tenga presente que en mi opinión inexperta, lo que está ocurriendo se parece más a un desfile que a una acción metódica, precisa, disimulada, por lo cual le solicito su intervención en la medida de lo posible para ordenar procedimientos que son la nervadura real de todas las actuaciones con un propósito claro y justo: cárcel a los genocidas.
Eso SERÁ JUSTICIA.

 
< Anterior   Siguiente >
 
CUADRO DE DESHONOR
CARTILLA
 
portada susana